Nueva legislación sobre los derechos del Consumidor de la UE para las compras on-line

Nueva legislación sobre los derechos del Consumidor de la UE para las compras on-line

La nueva Directiva de la UE de derechos del consumidor, que ahora entra en vigor, refuerza los derechos del consumidor dondequiera y cuandoquiera que realice compras en Europa, en línea o en establecimientos comerciales.

Las empresas se beneficiarán también de esta nueva normativa que establece un marco de igualdad de condiciones para todos, haciendo que a los comerciantes no les resulte tan caro ofrecer sus productos y servicios más allá de sus fronteras. Las nuevas normas garantizarán, por ejemplo, que los consumidores dispongan en toda la UE de catorce días para reconsiderar su decisión y renunciar a cualquier compra efectuada en línea o fuera del establecimiento comercial (cuando un vendedor se desplaza al domicilio de un consumidor), un plazo que antes era de solo siete días.

Asimismo eliminan los recargos por uso de tarjetas de crédito y líneas directas y las casillas premarcadas en las webs para cargar pagos adicionales (por ejemplo, al comprar billetes de avión en línea). Para que esta nueva normativa se aplique uniformemente en toda la UE de forma que beneficie a los consumidores cualquiera que sea el Estado miembro donde se encuentren, la Comisión Europea también va a publicar un Documento orientativo para las autoridades nacionales, donde se contiene un modelo optativo de información mínima al consumidor que deberá exhibirse en los productos digitales.

La nueva Directiva de la UE de derechos del consumidor armoniza la normativa nacional en distintos ámbitos de importancia, como la información que necesitan los consumidores antes de adquirir bienes y su derecho a cancelar compras en línea.

Una mayor armonización significa que los consumidores pueden ahora invocar los mismos derechos en cualquier lugar de la UE donde realicen sus compras. Implica también normas más sencillas y predecibles para los comerciantes, que tendrán ahora más estímulos para ampliar su negocio más allá de sus fronteras nacionales.

Con la nueva normativa de la UE (véase la hoja informativa al respecto), los consumidores de la UE pueden invocar ahora las siguientes ventajas (véase el anexo para más información):
• una mayor transparencia de precios;
• el fin de los recargos injustificados por uso de tarjetas de crédito y líneas directas;
• la prohibición de premarcar casillas en internet cuando, por ejemplo, compren billetes de avión;
• la ampliación del plazo de reconsideración de sus compras de siete a catorce días en toda la UE;
• mejores derechos de reembolso, en el plazo de los catorce días siguientes a la cancelación de la compra;
• normas de prohibición de fraudes en línea, como ofertas en internet que anuncian como gratis algo que no lo es (por ejemplo, horóscopos o recetas);
• mejor protección en relación con los contenidos digitales, especialmente información sobre programas y equipos de los productos con que trabajen.

Contexto

La Comisión Europea presentó la propuesta de nuevos derechos del consumidor en octubre de 2008 (IP/08/1474). El acuerdo final al que han llegado el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la Directiva de derechos del consumidor fue negociado en junio de 2011 por la Comisaria de Justicia de la UE, Viviane Reding, y la legislación se adoptó formalmente el 10 de octubre de 2011 (MEMO/11/675). Los Gobiernos han tenido dos años, hasta el 13 de diciembre de 2013, para aplicar la norma a nivel nacional, siendo el 13 de junio de 2014 la fecha límite para que entrase realmente en vigor.

En marzo de 2014, la Comisión Europea lanzó una campaña de derechos del consumidor que informaba a los ciudadanos de los derechos que les reconoce la legislación de la UE y daba información sobre los puntos donde obtener consejo y ayuda en caso de dudas o problemas (MEMO/14/191). La campaña se dirigía especialmente a consumidores de ocho países: Bulgaria, Chipre, Grecia, Italia, Letonia, Polonia, Portugal y España.

San Judas Tadeo